Pagar con tarjeta en el extranjero

Pagar con tarjeta en el extranjero

Cada vez más gente viaja al extranjero acompañada solo por su tarjeta VISA o MasterCard. Sin embargo, lo más recomendable es llevar un mix de medios variado y que se complemente en todos los sentidos: tarjeta de débito, tarjeta prepago y divisas. No te recomendamos pagar a crédito compras en el extranjero (tampoco en España), por el alto coste del revolving (cercano al 22%). En este post te hablamos de cómo pagar con tarjeta en el extranjero. Y vamos a recurrir a la socorrida Londres, como ejemplo de destino cercano más utilizado por los españoles.

Pagar con tarjeta en Londres

Supongamos que viajas a Londres, que es un destino de la zona no euro donde se paga todo en libras esterlinas. Allí puedes usar tu tarjeta para pagar en establecimientos o para sacar dinero de cajeros automáticos (los ATMs famosos).

En ambos casos, entran en juego varios y distintos participantes que te cobrarán los siguientes tipos de comisiones.

Pagar con tarjeta en un comercio en el extranjero, zona no euro

-Comisiones por cambio de divisa: al pagar en un comercio de la zona no euro (libra, dólar, coronas, etc.) con una tarjeta de débito contra una cuenta bancaria en euros, tu banco te aplicará un tipo de cambio que rondará el 3 al 5% del volumen comprado.

-Comisión extraordinaria de la red de la tarjeta VISA o MasterCard sobre el comercio por usar el viajero la tarjeta en una divisa distinta a la del país (aparte estas redes le cobran al comercio por el mero hecho de pagar con tarjeta).

En los países de la zona euro, esta comisión está regulada y limitada al 0,2% de la compra si pagas a débito y al 0,3% si pagas a crédito

Este concepto se conoce en inglés como “surcharge fee” o “merchant service fee” y el comercio no quiere correr con él, así que te lo aplica también al pago que acabas de hacer.

–> En total, el importe de la comisión a pagar cuando usas la tarjeta en el extranjero, zona no euro rondará el 3-5%.

Veamos nuestro ejemplo de Londres. Si pagas una comida familiar en un restaurante londinense por el contravalor en libras de 100 EUR, el banco emisor de la tarjeta te cobrará entre 3 y 5 euros solo por la conversión del pago de libras a euros. Y la surcharge fee ascenderá al 0,2%, es decir, a otros 20 céntimos de euro adicionales.

Sacar dinero de un cajero en el extranjero, zona no euro

El segundo caso de uso más habitual de una tarjeta estando fuera de España, es sacar moneda local en un cajero automático. En este caso, hay tres conceptos de pago similares a los del comercio, a los que se les suma un tercero.

-Comisiones por cambio de divisa: al sacar dinero en un cajero fuera de la zona euro (dólares, liras turcas, libras si se confirma el Brexit etc.) con una tarjeta de débito contra una cuenta bancaria en euros, tu banco te aplicará una comisión sobre lo cambiado que rondará el 4% (5% si sacas con una tarjeta de crédito).

Y como cualquier otro cajero automático en el extranjero, con unas comisiones mínimas de unos 3 ó 4 euros. Es decir, que si sacas de n cajero en el extranjero, “de perdidos al río”. Mejor sacar una mayor cantidad que una menor de 100 euros.

-Surcharge fee de la red de la tarjeta VISA o MasterCard sobre el usuario por usar la tarjeta en ese cajero automático. Rondará los 0,3%.

-Comisión del propietario del cajero: en una extracción o disposición de un cajero interviene un tercer agente, el propietario del cajero. Este puede ser una pequeña empresa o una red internacional de cajeros, con o sin acuerdo con el banco emisor de tu tarjeta.

O sea, que tu banco puede aceptar “comerse” esa comisión cuando tú sacas dinero del cajero o dejártela para ti solito y cargártela en la comisión que él te cobra a ti. Esto es lo habitual en disposiciones de efectivo en moneda local no euro en el extranjero.

–> En total, el importe de la comisión del cajero ascenderá a un 4% con un mínimo de 3€ en débito (del 5% con un mínimo de 4€ si extraes con una tarjeta de crédito).

Cómo eliminar estas comisiones al usar la tarjeta en el extranjero

No existe una fórmula mágica para evitar las comisiones bancarias. Pero sí la astucia de utilizar en el extranjero tarjetas que sean más generosas con el reparto de las comisiones.

Compara precios hoy: bancos, casas de cambio y aeropuerto

Es decir, que la pregunta sería más que cómo eliminar estas comisiones, en conocer y llevar contigo tarjetas que al menos no te cobran o te devuelven las comisiones que te cobra tu banco cuando pagas en el extranjero.

Una de ellas es la tarjeta Bnext, que te devuelve parte de la comisión. Esta asociada a una cuenta que debes abrir, y no tiene comisiones. Es más, te devuelve algunas de ellas cuando la usas en el extranjero.

Tarjeta Bnext pequeña

Tarjeta Bnext

 

  • Pagos en el extranjero: devuelven la comisión de cambio de divisa en los primeros 2.000€/mes natural. Si estamos en un país dentro de la Unión Europea esa comisión es de 1,15%, siempre que sea una divisa diferente al euro (Turquía, UK, Rumanía, etc…). En caso de ser fuera de Europa, la comisión que te devuelven es del 1,5%.
  • Retiradas de cajeros en el extranjero: Existen 3 tipos de comisiones:
    • Comisión de cambio de divisa: esta comisión la devuelven en los primeros 500€ sacados por mes, como monto total.
    • Comisión de uso de red de cajeros extranjera: Es proporcional al monto retirado. Está comisión la devuelven (retrotraen) 3 veces por mes natural.

¿Es recomendable usar la tarjeta de crédito en el extranjero?

La respuesta es no si la forma de pago es “a crédito” y no “contado a fin de mes” que es la que deberíamos usar por defecto con estas tarjetas. En esta modalidad, la entidad financiera nos pone un límite inicial del saldo de contado que va llenando a modo de hucha con nuestros pagos. Llegado el límite no nos dejará hacer más pagos al contado hasta pasarnos por la cuenta corriente donde tengamos domiciliada la tarjeta, el recibo del mes en curso. En ese momento el contador se pone a cero y podemos seguir pagando con la tarjeta.

Sin embargo, en la modalidad de crédito, lo que hace la compañía es aplicarnos el sistema “revolving” de financiación a plazos. La principal característica de este sistema es que es totalmente lesivo para nuestro bolsillo ya que, todos los meses pagarás una cuota de por ejemplo, 100 euros, a modo de crédito o préstamo personal en la que una buena parte corresponderá a intereses de tu “crédito”. En concreto, estas operativas suelen cobrarse al 22% TAE.

Ahora bien, esto no quiere decir que no deberías llevar contigo una entidad de crédito. Esta te puede ser de utilidad si vas a alquilar un coche (a veces no aceptan tarjetas de débito) o si tienes un imprevisto en tu viaje y necesitas “tirar” de financiación al instante.

Medidas de seguridad en el extranjero

Cuando uses tu tarjeta en el extranjero te recomendamos extremar las precauciones con tu medio de pago ante dos riesgos: su pérdida, robo o extravío, y el robo de la numeración por parte de un tercero que pueda acceder a tu plástico y usarlo fraudulentamente después.
El que escribe facilitó su tarjeta por teléfono en un servicio telefónico de contratación de un Sight Seeing Bus de Belfast en julio de un año, y en septiembre, en España desde hacía un mes, recibió la desagradable noticia de varios cargos en su tarjeta hechos en Irlanda del Norte (cines, Apple.ie, tiendas de moda, etc.).

-Lo primero de todo es conocer, antes de viajar, si desde la App de tu banco emisor de la tarjeta puedes cancelar o desactivar rápidamente la tarjeta en el primer caso. O en cualquier caso, tener en la agenda el número de teléfono de la entidad para contactarles y pedir la cancelación del medio de pago.

-Lo segundo es disponer de conexión a Internet para realizar el trámite de la desactivación del medio de pago en cuanto seamos conscientes de su desaparición o extravío.

-El tercero es, nunca, separarse de tu tarjeta cuando toque pagar con ella en el establecimiento. Si el empleado se la lleva consigo acompañarle o decirle que traiga un tpv portátil o acercarte tú a donde disponga del suyo.

-El cuarto es no facilitar la numeración de la tarjeta por teléfono. Aunque es verdad que cada vez se realizan más cobros en comercios con clave de seguridad, puede que tu tarjeta acabe siendo usada en lugares desasistidos (por ejemplo, peajes) o en tiendas online poco fiables que no piden claves.

-El quinto es comunicar a la entidad emisora lo sucedido para que puedan cancelar el medio de pago, y hacerlo formalmente (como poco por email, para que dispongamos de una prueba de nuestra diligencia en informar a la entidad).

La normativa europea sobre responsabilidad de los usuarios ante un robo o uso fraudulento de una tarjeta bancaria, establece que el proveedor de servicios de pago deberá devolver inmediatamente el importe de cualquier operación fraudulenta comunicada por el tenedor del medio de pago (salvo si se prueba que ha habido negligencia del usuario).

Además recomienda limitar a un máximo de 50 euros la responsabilidad del usuario, debiendo la entidad asumir el resto de cantidades fraudulentas. En Consumoteca lo explican bien.

Ya sabes lo que hay si decides pagar con tarjeta en el extranjero. Buen viaje y feliz retorno.

Compara precios hoy: bancos, casas de cambio y aeropuerto

Otros cambios populares

Mejor precio del día (cambiar de euro a otra divisa)

Dólar americano
1 EUR = 0.928 USD
Libra esterlina
1 EUR = 0.878 GBP
Corona checa
1 EUR = 21.867 CZK
Lira turca
1 EUR = 15.316 TRY
Ver todas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.