Encuentra las mejores tarjetas para pagar en el extranjero

Precios actualizados

Clica en “Más detalles” para ver más características y la valoración de Cambiator cuando la usas en el extranjero.
Tarjeta Bnext

Tarjeta Bnext

Gratis
5 eur de regalo por ser de Cambiator
  • Tarjeta pensada para viajar
  • Recibes la tarjeta en 48 horas
  • Pagos en el extranjero sin comisiones
  • Saca dinero en el extranjero sin comisiones
Prepago
Comisiones
  • Por solicitud: 0 €
  • Por renovación: 0 €
  • Por mantenimiento: 0 €
Características
  • Incluye seguro de accidentes y asistencia en viaje
  • Seguro de protección de compras
Requisitos
  • Ser mayor de 14 años
  • Tener un DNI/NIE
  • Bajarse la App (Android(iOS)

Preguntas más frecuentes

Las tarjetas bancarias son medios de pago emitidos por entidades financieras en favor de sus clientes, que les permiten disponer del dinero en efectivo de su cuenta a través de cajeros automáticos o hacer pagos en los comercios y tiendas online que aceptan su uso. Normalmente, las tarjetas van asociadas a una cuenta corriente que responde de los usos que se hagan de la misma en cajeros y comercios.

Para los que no tengan cuenta bancaria están pensadas las tarjetas prepago como la tarjeta prepago Correos. Y si tienes cuenta bancaria, la tarjeta prepago Bnext que te devuelve las comisiones cuando pagas con ella en el extranjero.


Las tarjetas bancarias mas habituales son las tarjetas de débito, aunque también hay tarjetas de crédito, tarjetas de comercio y tarjetas prepago.

Las tarjetas de débito te permiten hacer compras en tiendas o compras online y sacar dinero de cajeros automáticos hasta el límite de dinero disponible en tu cuenta bancaria. Las tarjetas de crédito, además de tirar de tu saldo, te conceden crédito. Es decir que te permiten pagar con ellas más de lo que tienes en tu banco, hasta el límite y las condiciones del crédito que tu banco te conceda.

Además hay tarjetas prepago, que no necesitan una cuenta corriente bancaria de respaldo sino simplemente disponer de un saldo de dinero con el que atender tus pagos en los mismos comercios que las de débito y crédito. Estas tarjetas son ideales para hacer pagos en el extranjero.


La principal novedad de las tarjetas prepago como la Bnext y su cuenta corriente asociada es que son ideales para comprar por Internet y para viajar. Porque la tarjeta prepago te devuelve dinero cuando la usas en el extranjero: el importe de las comisiones por pagos en el extranjero.

Se puede abrir una cuenta a menores de edad mayores de 14 años con el consentimiento de sus padres o tutores y la Bnext asociada es una tarjeta Visa Contactless gratuita, tanto en el momento de la emisión como en su renovación.

Además, puedes ingresar saldo en su monedero de forma gratuita con otra tarjeta o por transferencia bancaria. Y tendrás un control absoluto de lo que gastes sin riesgo de descubierto, ya que no podrás gastar más del saldo que tenga asociado.


Sí, con la tarjeta Bnext no se te aplicarán comisiones por cambio de divisa en el extranjero. Bnext se compromete a devolverte las comisiones de cambio que te aplique el banco emisor de otra tarjeta (entre un 3% y 5% sobre el tipo de cambio cuando pagas en una moneda distinta al euro con tu tarjeta), con un límite superior de 2.000€ al mes.

En concreto, esto quiere decir que si sacas dinero (moneda extranjera) con tu tarjeta Bnext en el extranjero, de las dos comisiones que se te aplican a la extracción de moneda local extranjera, te devuelven devolvemos la comisión de la red a la que pertenece el cajero (lo verás como un movimiento aparte a los pocos minutos), aunque no la comisión que te pueda cobrar el propietario del cajero, que es distinta.

Y si pagas en un comercio con tu tarjeta Bnext, tendrás uno de los mejores cambios de divisa en la operación: el cambio VISA sin ningún tipo de comisión adicional (a diferencia de los bancos tradicionales que te añaden su 3 a 5% adicional a la comisión de VISA).

Pues que si tu tarjeta esté emitida en euros y compras en dólares, por ejemplo, te cobrarán comisiones por cambio de divisa. Al pagar en un comercio de la zona no euro (libras, dólares, coronas, etc.) con una tarjeta de débito contra una cuenta bancaria en euros, tu banco te aplicará un tipo de cambio que rondará el 3 al 5% del volumen comprado. Por ejemplo si pagas el equivalente a 100 euros al cambio, te cargarán en tu tarjeta entre 103 y 105 euros por ese pago.

Pero, además, pagarás una comisión extraordinaria a la red de tu tarjeta (VISA o MasterCard) a través del comercio por usar la tarjeta en una divisa distinta a la del país donde viajes. Aparte, estas redes le cobran al comercio por el mero hecho de aceptar pagos con tarjeta en su establecimiento.

En los países de la zona euro, esta comisión está regulada y limitada al 0,2% de la compra si pagas a débito y al 0,3% si pagas a crédito. Pero fuera de la zona euro, Visa o MasterCard cargarán al comercio que acepte tu tarjeta en euros una “surcharge fee” o “merchant service fee” que el comercio te aplicará a ti, en el pago que acabas de hacer. Este importe supondrá unos 20 céntimos adicionales de sobrecargo en el ejemplo anterior.

En definitiva, cuando pagas con tu tarjeta emitida en euros en un país de la zona no euro, el importe de la comisión a pagar rondará el 3-5%. Este importe del 5% es superior al precio al que puedes comprar moneda extranjera (dólares y libras) en Cambiator, con lo cual, si viajas con tarjetas, no olvides llevar contigo también divisa en efectivo. Al cambio te será proporcionalmente más barato pagar con efectivo las compras pequeñas, inferiores, por ejemplo a los 100 euros al cambio.

Tenlo en cuenta si pagas con tu tarjeta en comercios del extranjero o sácate un Bnext, que te devuelve la mayoría de comisiones por pagos en comercios en el extranjero. Y te dan 5 euros con tu primera recarga de saldo.


Sacar moneda extranjera en efectivo de un cajero, durante nuestro viaje es el segundo caso de uso más habitual de una tarjeta bancaria estando fuera de España. En este caso, hay dos conceptos similares por los que el cajero te cobrará comisiones como en el comercio y un tercer concepto propio de los cajeros automáticos (ATMs).

En primer lugar, si sacas dinero en el extranjero con tu tarjeta española en euros te van a cobrar una comisión por cambio de divisa. Al sacar dinero en un cajero fuera de la zona euro (dólares, liras turcas, libras etc.) con una tarjeta de débito contra una cuenta bancaria en euros, tu banco te aplicará una comisión sobre lo cambiado que rondará el 4% (5% si sacas con una tarjeta de crédito).

Ojo con la cantidad sacada porque, como cualquier otro cajero automático en el extranjero, tienen unas comisiones mínimas de unos 3 ó 4 euros. Es decir, que si sacas de un cajero en el extranjero, “de perdidos al río”. Mejor sacar una mayor cantidad que una menor de 100 euros.

Además, pagarás una “surcharge fee” de la red de la tarjeta VISA o MasterCard sobre el usuario por usar la tarjeta en ese cajero automático. Esta rondará el 0,3% de la cantidad sacada (30 céntimos de euros para una disposición del equivalente de 100 euros).

Y la tercera comisión que te cobrarán serán de los propietarios del cajero que suelen ser compañías especializadas en redes de cajeros automáticos, con o sin acuerdo con el banco emisor de tu tarjeta.

O sea, que tu banco puede aceptar “comerse” esa comisión cuando tú sacas dinero del cajero o dejártela para ti solito y cargártela en la comisión que él te cobra a ti. Esto es lo habitual en disposiciones de efectivo en moneda local no euro en el extranjero.

En definitiva, si sacas de un cajero en el extranjero, el importe de la comisión del cajero ascenderá a un 4% con un mínimo de 3€ en débito (del 5% con un mínimo de 4€ si extraes con una tarjeta de crédito).

Tenlo en cuenta si sacas dinero con tu tarjeta de cajeros en el extranjero o sácate una Bnext, que te devuelve la mayoría de comisiones por extracción de dinero de cajeros en el extranjero. Y te dan 5 euros con tu primera recarga de saldo.


Las tarjetas prepago, con cuenta asociada o sin cuenta corriente son muy seguras por varias razones. Suelen ser nominativas (llevan tu nombre) o no, y siempre te van a pedir un PIN personal que habrás creado tú solo/a al darla de alta. Este PIN siempre se pide cuando se paga con ellas en cualquier comercio en España o el extranjero. También en los cajeros automáticos al sacar dinero contra su saldo, ya sean en euros o en cualquier otra divisa estando en el extranjero.

Si se te pierde o extravía la tarjeta prepago, no pasa nada. Tu dinero está a salvo y tu máximo riesgo limitado a su saldo. Siempre podrás obtener una nueva tarjeta (el plástico), y volcar en ella el saldo que tuvieras en la tarjeta anterior perdida, robada o extraviada.


Este tipo de tarjetas son válidas en España o el extranjero. Al ser emitidas por MasterCard o Visa, se aceptan en cualquier establecimiento o cajero, nacional o extranjero.

A la vuelta de tu viaje se pueden usar además para compras online, siendo mucho más seguras que las tarjetas convencionales. Si alguien accede a tu numeración y claves como máximo podrá hacer un mal uso hasta el límite del saldo cargado en la tarjeta en todo momento, mientras que si nos roban la numeración y claves de una tarjeta convencional, el uso fraudulento alcanzará el saldo de nuestra cuenta corriente. Por tanto, se recomienda mantener en la tarjeta prepago un saldo mínimo necesario para hacer pagos y máximo para no exponerse a un riesgo de mal uso o robo de nuestra clave.